......................................................................................................................................................................................................................
 “Ca s’abuela” (2017) indaga en la relación entre memoria, tiempo e historia a través de los espacios que ocupamos. Esta colección de fotografías es el resultado de múltiples viajes entre la casa inhabitada de mi abuela en Mallorca y mi hogar actual en Nueva York.  El proceso utilizado para este proyecto emula el proceso de funcionamiento de la memoria. Cada vez que recordamos algo creamos un nuevo recuerdo, añadiendo información contextual del presente a la información registrada en el pasado. Con cada uno de los viajes las imágenes han ganado capas y kilómetros, a través de fotografías, proyecciones de esas fotografías, y nuevas fotografías hechas a partir de estas proyecciones. El tamaño del negativo ha aumentado con cada nueva fase del proyecto –desde 35mm de las primeras imágenes hasta 4”x5” en las últimas–, pero a la vez el exceso de información y de luz ha erosionado la imagen original hasta diluirla en una abstracta figuración. Las fotografías en blanco y negro pertenecen al archivo de mi padre, Andreu Bestard y fueron tomadas en Mallorca en los años sesenta, algunas de ellas en el interior de la misma casa.   Las posibilidades del mundo globalizado en que vivimos nos separan radicalmente de las generaciones que nos anteceden. Aunque esto me permite estar donde estoy hoy (Nueva York), esta posibilidad implica la eliminación de idiosincrasias y rastros de las generaciones anteriores, una idea que atraviesa todo este proyecto visual.  Este proyecto se expone como instalación fotográfica, combinando y solapando varias de las imágenes a la vez. 

“Ca s’abuela” (2017) indaga en la relación entre memoria, tiempo e historia a través de los espacios que ocupamos. Esta colección de fotografías es el resultado de múltiples viajes entre la casa inhabitada de mi abuela en Mallorca y mi hogar actual en Nueva York.

El proceso utilizado para este proyecto emula el proceso de funcionamiento de la memoria. Cada vez que recordamos algo creamos un nuevo recuerdo, añadiendo información contextual del presente a la información registrada en el pasado. Con cada uno de los viajes las imágenes han ganado capas y kilómetros, a través de fotografías, proyecciones de esas fotografías, y nuevas fotografías hechas a partir de estas proyecciones. El tamaño del negativo ha aumentado con cada nueva fase del proyecto –desde 35mm de las primeras imágenes hasta 4”x5” en las últimas–, pero a la vez el exceso de información y de luz ha erosionado la imagen original hasta diluirla en una abstracta figuración. Las fotografías en blanco y negro pertenecen al archivo de mi padre, Andreu Bestard y fueron tomadas en Mallorca en los años sesenta, algunas de ellas en el interior de la misma casa. 

Las posibilidades del mundo globalizado en que vivimos nos separan radicalmente de las generaciones que nos anteceden. Aunque esto me permite estar donde estoy hoy (Nueva York), esta posibilidad implica la eliminación de idiosincrasias y rastros de las generaciones anteriores, una idea que atraviesa todo este proyecto visual.

Este proyecto se expone como instalación fotográfica, combinando y solapando varias de las imágenes a la vez. 

2_catibestard_casabuela.jpg
3_catibestard_casabuela_.jpg
4_catibestard_casabuela_.jpg
8web.jpg
5web.jpg
5_catibestard_casabuela_.jpg
6_catibestard_casabuela_.jpg
7_catibestard_casabuela.jpg
14_castibestard_casAbuela_.jpg
2web.jpg
8_catibestard_casabuela.jpg
10_catibestard_casabuela.jpg
15_castibestard_casAbuela_.jpg
12_castibestard_casAbuela_.jpg
16_catibestard_casabuela.jpg

“Ca s’abuela” (2017) indaga en la relación entre memoria, tiempo e historia a través de los espacios que ocupamos. Esta colección de fotografías es el resultado de múltiples viajes entre la casa inhabitada de mi abuela en Mallorca y mi hogar actual en Nueva York.

El proceso utilizado para este proyecto emula el proceso de funcionamiento de la memoria. Cada vez que recordamos algo creamos un nuevo recuerdo, añadiendo información contextual del presente a la información registrada en el pasado. Con cada uno de los viajes las imágenes han ganado capas y kilómetros, a través de fotografías, proyecciones de esas fotografías, y nuevas fotografías hechas a partir de estas proyecciones. El tamaño del negativo ha aumentado con cada nueva fase del proyecto –desde 35mm de las primeras imágenes hasta 4”x5” en las últimas–, pero a la vez el exceso de información y de luz ha erosionado la imagen original hasta diluirla en una abstracta figuración. Las fotografías en blanco y negro pertenecen al archivo de mi padre, Andreu Bestard y fueron tomadas en Mallorca en los años sesenta, algunas de ellas en el interior de la misma casa. 

Las posibilidades del mundo globalizado en que vivimos nos separan radicalmente de las generaciones que nos anteceden. Aunque esto me permite estar donde estoy hoy (Nueva York), esta posibilidad implica la eliminación de idiosincrasias y rastros de las generaciones anteriores, una idea que atraviesa todo este proyecto visual.

Este proyecto se expone como instalación fotográfica, combinando y solapando varias de las imágenes a la vez. 

 “Ca s’abuela” (2017) indaga en la relación entre memoria, tiempo e historia a través de los espacios que ocupamos. Esta colección de fotografías es el resultado de múltiples viajes entre la casa inhabitada de mi abuela en Mallorca y mi hogar actual en Nueva York.  El proceso utilizado para este proyecto emula el proceso de funcionamiento de la memoria. Cada vez que recordamos algo creamos un nuevo recuerdo, añadiendo información contextual del presente a la información registrada en el pasado. Con cada uno de los viajes las imágenes han ganado capas y kilómetros, a través de fotografías, proyecciones de esas fotografías, y nuevas fotografías hechas a partir de estas proyecciones. El tamaño del negativo ha aumentado con cada nueva fase del proyecto –desde 35mm de las primeras imágenes hasta 4”x5” en las últimas–, pero a la vez el exceso de información y de luz ha erosionado la imagen original hasta diluirla en una abstracta figuración. Las fotografías en blanco y negro pertenecen al archivo de mi padre, Andreu Bestard y fueron tomadas en Mallorca en los años sesenta, algunas de ellas en el interior de la misma casa.   Las posibilidades del mundo globalizado en que vivimos nos separan radicalmente de las generaciones que nos anteceden. Aunque esto me permite estar donde estoy hoy (Nueva York), esta posibilidad implica la eliminación de idiosincrasias y rastros de las generaciones anteriores, una idea que atraviesa todo este proyecto visual.  Este proyecto se expone como instalación fotográfica, combinando y solapando varias de las imágenes a la vez. 
2_catibestard_casabuela.jpg
3_catibestard_casabuela_.jpg
4_catibestard_casabuela_.jpg
8web.jpg
5web.jpg
5_catibestard_casabuela_.jpg
6_catibestard_casabuela_.jpg
7_catibestard_casabuela.jpg
14_castibestard_casAbuela_.jpg
2web.jpg
8_catibestard_casabuela.jpg
10_catibestard_casabuela.jpg
15_castibestard_casAbuela_.jpg
12_castibestard_casAbuela_.jpg
16_catibestard_casabuela.jpg